[volver]

Family Office. Otros Activos Patrimoniales.


Tener patrimonio implica muchas cosas. Aunque quizás, las tres más importantes sean: crearlo, vivirlo y tener capacidad de conservarlo y aumentarlo. Dar sentido al patrimonio personal o empresarial muchas veces no resulta tarea fácil. Muchas investigaciones en estos campos nos ayudan a profundizar en el correcto equilibrio entre el mundo racional y emocional. Entre lo práctico y lo afectivo. Entre lo ideal y lo real.

 

Family Office es mucho más que una estructura de gestión patrimonial. Es toda una filosofía de gestión que ayuda a las empresas y familias a conservar y a mejorar la valoración de sus activos y a diversificar los riesgos. La industria financiera española ofrece a los clientes distintos niveles de servicio. Se habla de la Banca de Retail, la Banca Personal y la Banca Privada como estadios previos al auténtico servicio integral que requiere todo patrimonio, el que prestan las Single Family Office y las Multy Family Office.

 

Durante las décadas de los 90 y 2000, muchas familias y empresas  de España consiguieron incrementar notablemente sus patrimonios. Además de ventas de empresas, en esas décadas, se ejecutaron gran cantidad de operaciones inmobiliarias de elevada cuantía. Con el paso del tiempo, se ha visto cómo muchos grandes, medianos y pequeños patrimonios se han evaporado por graves errores de planificación patrimonial. Se ha errado con frecuencia en el análisis (necesidades y objetivos), en la ejecución de las estrategias, y en el seguimiento y control de los activos.

 

La ventaja de las oficinas familiares es que conocen perfectamente a sus clientes y tienen una gran capacidad de análisis y control de los activos. Además, son excelentes estructuras para facilitar el día a día de los propietarios de las compañías, más centrados normalmente en la evolución de sus negocios que en la gestión de los resultados de los mismos. Con la oficina familiar evitamos también los conflictos de intereses, tan tristemente populares en el mundo del asesoramiento. Además, proporcionan una serie de servicios personales óptimos y de calidad contrastada.

 

Con independencia del volumen de los activos a gestionar, la oficina familiar como concepto nos ayuda a obtener mejores resultados y nos permite establecer sinergias y a la vez murallas entre nuestras actividades core y nuestros objetivos personales patrimoniales. Confidencialidad y discrecionalidad son también interesantes beneficios que podemos potenciar en el entorno de nuestra familia o empresa.

 

A través de cuatro casos prácticos, los asistentes a este módulo de diez horas podrán conocer los fundamentos de las Oficinas Familiares, sus necesidades y  las formas de organización. Todo ello, con múltiples ejemplos concretos de Oficinas Familiares españolas y extranjeras.